Ginebra The Botanist a fondo y dos recetas de Gin Tonics Botánicos

Comercializada en este año 2011, es la única ginebra elaborada en Islay, zona famosa en Escocia por sus whiskies. De hecho la destilaría que la elabora, Bruichladdich Distillery, es reconocida por la elaboración de distinguidos whiskys single malt. The Botanist incluye un total de 31 botánicos, 22 de los cuales son nativos de la isla de Islay y los otros 9 son únicos en una ginebra. Sus aromas florales y su rica textura se deben al alambique utilizado en su destilación llamado Ugly Betty. Especialmente adaptado para la destilación de The Botanist trabaja a una presión extremadamente baja lo que hace que su proceso de destilación se alargue hasta tres veces más de lo habitual otorgando al destilado características muy peculiares.

Durante la cata en nariz se aprecia más su complejidad aromática donde destaca el enebro, notas florales y hierbas y tierra tras un trasfondo de alcohol. En boca resulta ligeramente alcohólica destacando sus notas cítricas, herbales y florales de carácter más dulce pero con un final más seco y ligeramente amargo a tierra o raíces. Una ginebra para aquellos amantes de las gin herbales.
Para esta gin hemos elegido dos recetas de Gin Tonics Botánicos por su carga extra de hierbas.

Receta 1 del Gin Tonic Botánico: 5 cl de ginebra The Botanist, 1 tónica, 1 tira de piel fina de lima de unos 5 centímetros, 5 hielos, una ramita de menta con 4 o 5 hojas.
Preparación: preparar en una copa de balón, añadir unos cinco hielos a la copa y remover ligeramente con la ayuda de una cucharilla para enfriarla, decantar el agua sobrante. Añadimos la ginebra y la tira de piel de lima y la menta, añadir la tónica con cuidado para preservar su  burbuja. Mezclar suavemente con una cucharilla.

Receta 2 del Gin Tonic Botánico: 8 cl. de ginebra The Botanist, 20 cl. de tónica, unas tiras de piel seca de lima, 6 bayas de enebro, 5 hielos.
Preparación: poner en un decantador la ginebra con la piel seca de los cítricos y las bayas de enebro, se deja macerar durante una hora. Preparar en una copa de balón, añadir unos cinco hielos a la copa y remover ligeramente con la ayuda de una cucharilla para enfriarla, decantar el agua sobrante. Colar la mezcla macerada en la copa, añadir la tónica con cuidado para preservar su  burbuja,  perfuma con un twist de limón.
Publicar un comentario