El último palmero Ron Aldea


Celebran su aniversario 75 años elaborando ron de caña, San Andrés y Sauces recuerda la llegada a La Palma de los creadores del ron Aldea, el único ron palmero que se comercializa actualmente. Es el heredero de toda una tradición de elaboración de licores vinculados a la caña de azúcar. San Andrés y Sauces es la única destilería profesional que queda en La Palma. El ron Aldea comenzó a elaborarse en 1936 en el pueblo de Gran Canaria que lleva su nombre, La Aldea de San Nicolás de Tolentino. Fue a comienzos de la década de los 50 cuando llegó a la Isla Bonita de la mano de Carmelo Quevedo, un heredero de su creador Manuel Quevedo (1872-1968).

Con el tiempo, esta fábrica se ha abierto camino en la Isla hasta convertirse en un ron original palmero. Coexistió mucho tiempo con otras fábricas y marcas de La Palma, como el afamado ron Valle, que nació en 1883. Pero con los años se quedó como único producto de destilería, el único ron palmero, heredero de toda una tradición de elaboraciones de licores vinculados a la caña de azúcar.

Desde 1969, la fábrica y la marca ron Aldea han sido gestionadas por la última generación de la familia Quevedo, de manos de José Manuel Quevedo y sus hijos, que intentan mantener desde unas islas periféricas el espíritu de aquellos primeros maestros roneros.

En San Andrés y Sauces el aprovechamiento de los cañaverales se remonta siglos atrás en el tiempo. Ya ocupaban la zona norte desde principios del siglo XVI. El azúcar, como producto en auge, dejó paso al ron con los años.

Hoy en día, hablar del ron y de su origen implica hablar de la introducción de la caña de azúcar en las Islas Canarias, mediante una variedad llegada de la India. Esto forjó la tradición del ron en La Palma, donde hoy se pueden degustar extraordinarios destilados, un aguardiente elaborado a partir de la fermentación y destilación del jugo o melaza de la caña de azúcar con una graduación que oscila entre los 40º y 70º.

Concretamente el ron Aldea tiene 40º de graduación y sigue teniendo como materia prima la caña dulce cultivada mayoritariamente en San Andrés y Sauces y en otros puntos del Norte de La Palma.

Aquel método de fabricación diseñado por Manuel Quevedo en el año 1936 e importado a La Palma aún sigue vigente en el concepto actual de la fábrica de ron de San Andrés y Sauces. Era un método diferenciado de la competencia externa, no común en la elaboración de destilados, mediante la destilación directa del jugo de caña.

Por regla general para la fabricación de aguardiente en las principales regiones azucareras se usaba y sigue usándose la melaza residual del azúcar para aprovechar al máximo la materia prima. Lo que pretendía el maestro Quevedo para la destilación era la utilización del jugo o "guarapo" de la caña recién molida y no de la melaza residual, con lo que el producto mantenía el sabor y aroma puros de la caña dulce. Hoy, 75 años después, ese método familiar se mantiene como herencia, aunque con un nuevo alambique, cubas y depósitos de almacenamiento más adecuados.

La fábrica de ron Aldea no es grande, pero vive su mejor momento. Según los datos que ha hecho públicos la empresa familiar, se están vendiendo en la actualidad entre 100.000 y 120.000 botellas anuales de este ron, sobre todo en el mercado canario y peninsular. También se ha comenzado a exportar a Alemania. Además, como dicen en la fábrica, "es profeta en su tierra", porque los palmeros consumen bastante ron Aldea, siendo el segundo en ventas tras el Arehucas.

La destilería funciona más bien por temporadas, sobre todo con las zafras de la caña de azúcar, con la recolección y la molienda. Hasta ese momento, la familia es suficiente para atender el trabajo, pero en temporada alta hay que contratar personal. Según asegura José Manuel Quevedo, "se podría llegar a multiplicar por cinco la actual producción, sin tener problemas de saturación".

Esta empresa compra el 90% de la caña que consume a agricultores palmeros. Para la fabricación reciben ayudas públicas, como ocurre con cualquier otra fábrica. Sin embargo, pese a su historia y tradición, no ha recibido ningún reconocimiento institucional como empresa vinculada a la historia de la caña de azúcar en la Isla.

Tiene una gran variedad de productos, tanto en rones como licores que os detallamos:

Ron Aldea Blanco
Aroma y sabor propio de la caña de azúcar. Elaborado a partir del aguardiente directo de la caña de azúcar mantiene intactas las características propias de este tipo de destilación.

Ron Aldea Añejo
Aromas, sabores y bondades de la caña de azúcar recién cortada. Elaborado a partir del aguardiente directo de la caña de azúcar y añejado en barrica de roble americano durante tres años.

Ron Aldea Reserva 10 Años
Un ron capaz de satizfacer los paladares más exigentes. Envejecido en roble americano, son diez años de reposo y paciencia los que dan a este producto una textura y suavidad exquisitas.

Botella Ron Aldea Gran Reserva Familia 15 Años
Aromas, sabores y bondades de la caña de azúcar. Un ron con carácter que, elaborado con soleras de hasta 15 años y envejecido úinicamente en barricas de roble francés, combina los intensos aromas de la caña con la suavidad y la textura de la madera que lo envuelve.

Ron Aldea 75 Aniversario
Compleja Reunión de Aromas y Sabores. Este gran reserva es fruto de una esmerada mezcla de nuestros mejores añejos y reservas que, a su vez, han sido combinados con viejas soleras y guardadas celosamente para esta ocasión.
Ron Miel
Aroma y sabor propio de la caña de azúcar. Licor típico de las Islas Canarias compuesto de ron envejecido y miel seleccionada.

Aguardiente de Caña
Aroma y sabor propio de la caña de azúcar. Obtenido a partir de la destilación directa del jugo, mantiene intactos los aromas y sabores de la caña de azúcar recién cortada. La imaginación y el buen gusto del palmero han conseguido diferentes recetas de este preparado.

Licor de Hierbas
Aroma y sabor propio de la caña de azúcar. Elaborado con exquisito aguardiente de caña y combinado con fabulosas hierbas de la Isla de La Palma dan como resultado esta receta: un producto suave por su dulzura y de carácter por su fortaleza.

Licor de Café
Aromas y sabor propio de la caña de azúcar. La maceración de excelentes granos de café con este aguardiente de caña dan como resultado un producto cuya combinación de aromas nos agradan en el paladar.

Licor de Plátano
Aromas y sabor propio de la caña de azúcar. La maceración de excelentes plátanos con este aguardiente de caña dan como resultado un producto cuya combinación de aromas nos agradan en el paladar.

Publicar un comentario