Ron Bacardí Elixir 1862

La marca de ron Bacardí nos trae "Elixir 1862", en el año 1.862 Facundo Bacardí creó el Ron Bacardí, durante aquel mismo año su esposa, Doña Amalia, descubrió una colonia de murciélagos. Conocedora de los significados de optimismo, salud, fortuna y unidad familiar que se atribuían a aquel animal sugirió utilizarlo como símbolo del nuevo ron. El caso de Elixir, una bebida espirituosa a base de ron que Facundo Bacardí creó en secreto para compartir con aquellos amigos más cercanos en las celebraciones memorables y mágicas. No fue registrada como marca hasta 1927, y se comercializó en Cuba hasta 1960, y también fue distribuida en México, Puerto Rico y Estados Unidos.

Bacardí Elixir se usaba para preparar uno de los cocktails más emblemáticos de La Floriditacomo el cóctel La Mulata. Curiosamente, hay libros que documentan que cuando el primer aeroplano aterrizó en Santiago de Cuba en 1911, el piloto, James Ward, al descender del avión, fue obsequiado con una botella de Bacardí Elixir.

Hoy la marca de ron Bacardí vuelve con Elixir en su interpretación más contemporánea, manteniendo los rasgos más distintivos de la botella original. El color oscuro, misterioso y sugerente, la silueta estilizada y elegante, inspira intimidad y cercanía pero también el misterio de lo desconocido. El rombo sigue dominando la escena, ligeramente estilizado en sus líneas con respecto a la versión original. La Flor de Lis, es otro recuerdo de la botella original de 1862, símbolo de refinamiento y elegancia en Francia

La firma de Don Facundo Bacardí y el 1862, fecha de fundación de la compañía y creación de la fórmula, son la garantía de que Elixir emana de los sueños del fundador, así como el ron base utilizado es exactamente el mismo que utilizó Don Facundo Bacardí hace 150 años cuando creó Bacardí Elixir.

El alma de Elixir, la esencia secreta de la intensidad de sabor, está en el aroma de caña de azúcar tostada, es el secreto de su sabor suave y meloso pero tremendamente intenso. De sabor aromático, suave, dulce, delicado y equilibrado; resulta una explosión de sabor con sutiles impresiones de banana, frutos secos y ciruelas pasas. Armoniosas notas que culminan con un acabado fragante, fresco, suave, sencillo de beber, amable y generoso, con una sedosa sensación de miel y un trasfondo de crema de café.

Un espirituoso, en definitiva, sencillamente impresionante, único y diferente. Suave en boca, fresco y con un aroma frutal. Capaz de combinar el carácter del ron, con la aterciopelada presencia del aroma de caña de azúcar tostada en una armoniosa convivencia de opuestos. Una personalidad única que le permite deleitar a quien lo saborea, tanto combinado con refresco de cola, como solo con hielo.
Publicar un comentario