Historia del Whisky Balblair: Un Punto de Reunión

Whisky Balblair whisky de malta
Un punto de reunión, esta es la historia del Whisky Balblair. Es muy difícil encontrar una destilería emplazada en un entorno más idílico y virgen que Balblair. La destilería de Balblair, fundada en 1790, es una de las destilerías activas más antiguas de Escocia, y la más antigua de los Highlands...

Ocupa un lugar de honor en el maravilloso Dornoch Firth, en los alrededores de la Bahía de Cambuscurrie, y tiene vistas al menhir ancestral Clach Biorach. El manantial de agua original sigue utilizándose en la actualidad. El agua fresca y clara del idílico y serpenteante arroyo Allt Dearg fluye desde las colinas circundantes.

Balblair fue fundado por John Ross en 1790. Se convirtió en un negocio próspero y, en 1824, John se asoció con su hermano, Andrew. La destilería perteneció a la familia Ross hasta finales del siglo XIX, momento en que fue traspasada a Alexander Cowan, que dirigió la destilería durante más de medio siglo, vendiéndola finalmente a Robert "Bertie" Cumming.

La influencia de Bertie fue asombrosa, puesto que amplió inmediatamente la destilería y aumentó su producción antes de jubilarse en 1970. Posteriormente, se la venció a quien se convertiría en Allied Distillers. Más tarde, en 1996, Balblair fue adquirida por Inver House Distillers. Y así empezó este nuevo capítulo de la historia de una destilería atemporal.

whisky Balblair

Elaboración del Whisky Balblair

Agua
El agua empleada en la destilería de Edderton procede del pequeño arroyo Allt Dearg. Este manantial de agua dulce y sin tratar fluye a través de un canal abierto hasta la destilería y es uno de lo elementos esenciales de la producción de Balblair.

Cebada
La cebada malteada empleada por Balblair está prácticamente exenta de turba. Tras ser cuidadosamente molida en un molino Proteus, la malta se tritura con agua del arroyo Allt Dearg en una gran caldera de remojo para crear el líquido azucarado o "wort". Un triturado tarda en completarse más de seis horas, sometiéndose a un lento proceso de drenaje. El líquido azucarado o "wort" pasa a las cubas de fermentación de madera tradicionales, en las que se añade la levadura para iniciar el proceso de fermentación.

Balblair whisky

Madera
Balblair cuenta con seis cubas de fermentación de madera tradicionales, todas ellas de pino de Oregón. Además de ser preciosas, la madera contiene "micro-flora", una bacteria beneficiosa que concede a la colada una fermentación secundaria, que añade más sabor.

Alambiques
Los dos alambiques de la destilería de Balblair incorporan grandes calderas, gruesos cuellos achaparrados y tubos cortos con una pendiente que desciende hacia los condensadores. No solo capturan los ésteres afrutados al principio de la destilación, sino también los aceites más pesados al final de la misma, que dotan al Balblair de su "cuerpo". Este proceso es interrumpido al 60 por ciento para no echar a perder el alcohol. Este punto de interrupción dista mucho del de otros destiladores, pero en Balblair lo importante es la calidad, y no la cantidad.

Whisky Balblair
Barriles
La selección del barril es esencial para elaborar whisky de la mejor calidad. La complejidad de Balblair procede de un equilibrio entre el alcohol recién elaborado y el barril durante el envejecimiento. Se añeja espléndidamente en roble americano o español, y contamos con una estricta política de barriles, en virtud de la cual, el 95% de nuestros barriles son ex-bourbon.

Envejecimiento
El alcohol de un Single Malt se vierte cuidadosamente en los barriles seleccionados y se almacena en una de las ocho bodegas o "dunnages" de estilo tradicional durante el envejecimiento.
Publicar un comentario