Misterios en las Tierras del Tequila Amatitán "Junto a los Amates"

misterios del tequila
Esta sensación de lo sobrenatural surge de manera natural en Amatitán y lo penetra todo. Tal vez lo detectes inicialmente al estar de pie en el piso de piedra fría de la iglesia, en la plaza principal de Amatitán. Hay cierta energía bajo tus pies y debajo de la tierra que podría ser el dragón de 7 cabezas, conocido simplemente como “El Dragón”, que se desliza por los túneles y cuevas que existen como laberinto debajo de Amatitán...

La gente de Amatitán dice que se pueden ver los espíritus de los muertos. Una tropa de conquistadores fantasmas marcha silenciosamente por un campo. Allá en la colina, en el Cerro de Amatitán, muchos creen que hay un lugar donde la Virgen dejó grabada su imagen en la piedra. A veces se pueden ver bolas de fuego girando furiosamente por encima de los techos de las casas. Los curanderos de la ciudad conocen la medicina antigua con plantas y hierbas, pero no deben ser confundidos con las brujas, que se pueden espiar en la iglesia en ciertos viernes.

Amatitán es un municipio y población del estado de Jalisco, México. Se localiza en la Región Valles. Su nombre proviene del náhuatl y significa "Junto a los Amates", Amatitán es conocido por ser uno de los productores de tequila más importantes del estado.

Brujas

Dicen que en Amatitán hay brujas, muchas brujas, y tal vez también el Rey de las Brujas. Incluso hoy en día, existe gente que dice que ha visto bolas de fuego girando por las calles estrechas, asomándose a las ventanas, señales de que las brujas andan por ahí.

Las brujas malas son fuente del mal y de la magia negra. Pueden propagar la mala suerte como un estornudo contagioso... sin tener que apuntarte. Los niños y la gente bonita son especialmente vulnerables a sus hechizos malignos. Pero por supuesto también hay brujas buenas, ¿de qué otra manera podría ser Amatitán un lugar tan afortunado?

El Chino

Un bandido infame, “El Chino” Cardona, vivió en Amatitán durante los inicios del siglo XX. Es seguro que alguien como “El Chino” usó los túneles. Muchos dicen que “El Chino” era como el Robin Hood de Amatitán. “El Chino” solamente tomaba oro (nunca plata), y una vez se robó 20 carretas de oro al mismo tiempo. Al “Chino” se le temía y admiraba, era alto y atractivo, a menudo vestido con un traje blanco de charro con un sombrero bordado de manera elaborada, bandoleras y pistolas de plata.

Uno de los trucos más famosos del “Chino” era con una herradura. Su pandilla de 20 hombres ponía las herraduras a los caballos al revés, de tal manera que los rastreadores perdían su rastro en tantos cañones, pensando que los bandidos escapaban en la dirección opuesta. Durante muchos años se le llamó Herradura al camino del cañón que usaban con frecuencia. La gente en Amatitán sigue buscando el tesoro del “Chino” en los túneles, y también convocan la ayuda de los muchos fantasmas que habitan en el pueblo.

misterios del tequila

Curanderos

Las salvadoras son las curanderas sabias que tienen un flujo interminable de clientes, que buscan su poder de sanación. La enseñanza de su oficio viene de sus madres y de sus abuelas, aprendiendo sobre plantas y raíces, sabiendo dónde buscar signos y las palabras secretas que hay que decir. A veces la sanación es un trabajo pesado, y las salvadoras no pretenden que será fácil lo que tengan que pedir a sus pacientes.

Las pencas o espinas afiladas del agave son venenosas y terriblemente dolorosas. Para una lesión de una punción así, la salvadora podría indicarte que tomes la pulpa del agave, la muelas para formar una pasta y la apliques a la herida. El dolor desaparecerá.

Tobillos torcidos, amor no correspondido, malas ventas, el mal de ojo... es seguro que las salvadoras tendrán limpias secretas, pociones y remedios para cualquier padecimiento que puedas tener.

Lotería

Existen historias de tesoros en los túneles y cuevas que dejaron ahí los bandidos y los hacendados, y que están protegidos por fuerzas sonámbulas, poderes de confusión y olvido. Existen cuentos de escapes a través de los túneles por parte de los cristeros y de sacerdotes católicos durante la época de la sangrienta rebelión cristera, y por parte de ladrones y de perseguidos de todo tipo. Existe oro y plata en lo profundo de las minas, y a veces un fuerte y terrible rugido llena el aire desde las aberturas en la tierra. A veces, el lamento desconsolado de “La Llorona” traspasa la noche.

La buena suerte personificada, la lotería es un juego antiguo que llegó a México desde España hace más de 200 años. Los jugadores comienzan eligiendo una tabla o tarjeta de juego, llena con pictogramas misteriosos e icónicos, desde una canoa con flores, una calavera y tibias, la luna en fase creciente, hasta un corazón atravesado y sangrante. Existen muchos juegos de cartas diferentes, cada uno diseñado para contar una historia distinta. Estas hermosas cartas se usaban también para la cartomancia o el tarot, para explicar una situación, dar guía o decir el futuro.

El juego de la lotería se parece al bingo: el que canta las cartas toma una a la vez del mazo de 54, y hace el juego más desafiante al decir un acertijo a partir de la imagen de la carta. La guía de los marineros... ¿es un mapa, una brújula o una estrella?. En este juego se necesita tener suerte y habilidad. El ganador grita ¡LOTERÍA! o bien ¡BUENA! cuando llenó la tabla para ganar. ¡Buena suerte!.

tequila misterios

Fantasmas

En una ciudad que tiene “El Dragón”, brujas y tesoros misteriosos ocultos, ¿te sorprende que haya fantasmas? El fantasma del “Chino” ha sido visto muchas veces, todavía alto y atractivo, y vestido todo de blanco, escuchando cuidadosamente los secretos susurrados de los vivos, quizá sobrevolando cerca de un escondite de oro.

En la Hacienda San José del Refugio, un sacerdote sin cabeza espanta en la fábrica vieja... tal vez es un sacerdote asesinado durante la rebelión cristera, o tal vez el fundador de la hacienda, el Padre Romo.

Una mujer que trabajó en la hacienda durante muchos años dijo que había visto al fantasma de doña Gabriela de la Peña en la hacienda, deambulando por el comedor y en la cocina, todavía hermosa y vestida toda de blanco. Otro trabajador de la hacienda jura que una hermosa mujer le dijo que no moviera una silla en la biblioteca de la hacienda, sólo para que le informaran que la mujer que describió no pudo ser otra que doña Gabriela y que había muerto unos doce años antes.

Dicen que los fantasmas de antiguos soldados, bandidos, conquistadores y propietarios prósperos de haciendas regresan por sus tesoros, porque aquellos que han enterrado sus tesoros nunca pueden descansar. Pon atención a los fantasmas, porque el lugar donde los veas podría ser justo el lugar donde está escondido el tesoro. Asegúrate de dejar una marca en el sitio con un grabado especial, para que puedas regresar y encontrar tu fortuna. Esto es lo que hace la gente de Amatitán.

La Virgen

Uno de los grandes misterios de Amatitán es la Virgen, una impresión en un acantilado rocoso descubierto en la década de 1980 por jovencitos pastores de cabras mientras recolectaban leña. Dicen que la Virgen se apareció por detrás de la cruz, en la punta del Cerro de Amatitán, como una bendición especial debido a la devoción de la gente por el santuario de la cruz.

A la Virgen sólo pueden verla los verdaderos creyentes, y algunos dicen que representa a Nuestra Señora de Guadalupe. Otros afirman que la imagen muestra a María cargando al niño Jesús. Debes ir y decidir por ti mismo.

El día más festivo para visitar este santuario es el 3 de mayo (la Fiesta del Hallazgo de la Verdadera Cruz), cuando todo hombre, mujer y niño de Amatitán que esté en condiciones sube al Cerro de Amatitán. La gente hace este peregrinaje anual a la cruz como cumplimiento de mandas o para hacer peticiones a la Virgen, y suben como gratitud por las gracias que les ha otorgado.

La subida es una procesión festiva, con música y gritos de felicidad. Es bueno llegar con algo de comer para un día de campo y con una botella de Tequila, y pasar el día celebrando tu buena suerte. Los brindis son frecuentes y fervientes.

Desde esta posición ventajosa, la tierra se extiende hacia las montañas espolvoreadas de oro a la distancia, y el mosaico de los campos de agave varía desde el azul gris hasta el púrpura ante la luz cambiante. El cielo es azul celeste. El aire es transparente. Tu respiración será profunda, tranquila y satisfactoria. Brindarás por tu buena suerte con una copita de tequila y por tu retorno seguro a casa.

misterios del tequila

El Dragón

Tal vez veas que sale vapor de la tierra en los valles y hondonadas donde descansa “El Dragón” de 7 cabezas, enorme y negro, su cuerpo surgiendo con fuerza en el nacimiento del agua. Algunas personas del pueblo dicen que “El Dragón” tiene siete cabezas y una cola de 9 metros que desciende profundamente hacia la tierra, y que es “El Dragón” quien le otorga al pueblo su magnetismo especial.

Tal vez la historia del Dragón comenzó con los conquistadores, para asustar a los nativos. Pero hay quien jura que “El Dragón” es real, y que la cruz en lo alto del Cerro de Amatitán sujeta la cola del Dragón. Su cabeza está atrapada por la cruz al frente de la iglesia de Amatitán. La cruz en el cerro fue construida en 1951 por la señorita Jesusita, y es verdad que “El Dragón” no ha hecho daño desde esa época.

Tesoro

Los túneles que corren debajo del suelo guardan muchos secretos. Algunos de los túneles que van hacia las montañas son lo suficiente grandes como para un hombre a caballo. Algunos tienen muchos pasadizos laterales, grietas y callejones sin salida, lugares perfectos para esconder tesoros.

Son las rutas de escape del cristero, y los pozos de un minero que busca el oro, la plata y los ópalos que oculta la montaña. Pero algunos son la ruta secreta para los tesoros dejados en los túneles para protegerlos antes de que existieran los bancos, y durante las épocas de revolución y disturbios, ocultos por bandidos o por propietarios de haciendas para mantenerlos seguros. Estas rutas a los tesoros se han perdido u olvidado con el tiempo, al desvanecerse los recuerdos, al colapsar los túneles o al llenarse de agua, al cubrirse las entradas por plantas o por movimientos de la tierra. Pero la búsqueda continúa, pues las historias del oro abundan, y la recompensa podría ser una riqueza más allá de lo que puedas imaginar.

Los cazadores de tesoros locales dicen que el tesoro podría incluso generar vapor o humo, pero que al acercarte hace que te quedes dormido y te sientas demasiado cansado para continuar. Por alguna razón, nunca puedes encontrar el camino de regreso. A menudo, el que encuentra el tesoro se enferma y se muere, porque el tesoro está manchado por el pecado. Todos están de acuerdo en que el oro es únicamente para los que están destinados.

Muchos hombres de Amatitán cuentan sobre viajes que han hecho en busca de tesoros. Algunos cazadores usan una herramienta de adivinación (la radiestesia), un péndulo con forma de plomada y hecho de ónix, que te dirá dónde buscar. El adivinador cuelga el péndulo de un cordón, y cuando el péndulo oscila 22 veces en una dirección en particular, hay oro cerca. 13 veces: busca plata. Muy pocos han encontrado lo que están buscando.

Hay cierta verdad en las historias de tesoros enterrados. Podrían haber sido robados por el bandido más famoso de todo Amatitán: “El Chino”.

1 comentario