The Patrón Way la historia del Tequila Patrón

Tequila Patrón
Nuevo libro que narra la historia del Tequila Patrón de una forma diferente a lo convencional sobre una marca de bebidas espirituosas, la escritora Edelstein combina en su libro aventura, romance, riqueza y traición, todo envuelto en un mundo de ingenio y publicidad. Una de las marcas de tequila más reconocidas del mundo, aunque su historia no es legendaria como podríamos pensar. El prólogo esta escrito por el cofundador de la empresa John Paul DeJoria, el cual describe cómo Patrón se ha convertido en un símbolo de las buenas cosas que ofrece la vida ...

La historia que cuenta Edelstein se enfoca precisamente en cómo se convierte una idea en producto, en experiencia, y por último en símbolo. Según cuenta Edelstein, para finales de los años 80, su pareja Martin Crowley se propuso averiguar cuál era el tequila que consumía la aristocracia mexicana. Para aquel entonces, Crowley viajaba frecuentemente a México por su negocio de importación de materiales finos de arquitectura y aprovechó una de sus estancias para visitar cuántas casas productoras de tequila encontrara en Jalisco.

Fue en los altos de la región, tras haber degustado decenas de tequilas, que Crowley descubrió lo que le pareció un producto excepcional. De elaboración artesanal en una hacienda familiar, este tequila limpio y nítido era radicalmente diferente a todo lo que había conocido hasta entonces.

Con varias cajas del tequila, Crowley regresó a California sabiendo que había encontrado un producto de características nobles que si bien no era la respuesta concreta a la interrogante que inició su búsqueda, evocaba una sensación de refinamiento.

Edelstein y Crowley hicieron un experimento: llevarían el tequila a los bares más exclusivos de Los Angeles y le ofrecerían una degustación al bartender para comparar con el mejor tequila que tuviera el establecimiento. Según la autora, la respuesta era un "wow" inequívocamente favorable.
tequila Patron
Después de asegurar varios años de la producción en un acuerdo exclusivo, Crowley y su socio DeJoria acordaron un precio de lanzamiento que duplicaba el del tequila más caro en el mercado estadounidense de la época. Para justificar el precio hacía falta no solo un producto de alta calidad como el que habían encontrado, sino también una experiencia incomparable de consumo.

Crowley, quien según su pareja poseía un sentido innato de la elegancia, se puso a trabajar en un diseño que evocara un licor exquisito. Así surgió la idea de una botella tipo licorera de vidrio soplado con una abeja que sugiriera que el líquido que contiene es tan irresistible como el néctar.

De vidrio 100% reciclado, las botellas de Patrón son aún hoy fabricadas a mano, siguiendo un diseño exclusivo protegido por la segunda patente otorgada al diseño de una botella después de la Coca-Cola. El nombre que se buscaba tendría que ser de pronunciación fácil, que significara lo mismo en diversas lenguas y que evocara refinamiento y majestuosidad.

Una vez finalizado el diseño, Crowley promovió incansablemente el producto en los mejores restaurantes de California con cenas diseñadas para destacar el sabor y aroma de Patrón. El toque final fue contratar a mujeres como embajadoras de la marca, hermosas pero también instruidas en la elaboración y características del tequila.

Esta atención al detalle logró el éxito de Patrón que superó las expectativas de sus fundadores en todo aspecto. Desafortunadamente, también fue la causa de que terminara la relación entre Edelstein y Crowley, esa intensa historia de amor y traición que se revela en el libro.

En Barman in Red / Entradas Relacionadas
The Savoy Cocktail Book
La Ley Mojada
The King of Vodka

Publicar un comentario