Bebidas artesanales y premium, un concepto lleno de mentiras

premium
Muchos consumidores buscamos y consumimos lo artesanal o premium, pero los productores de destilados ¿no están abusando de estos términos?. Empecemos por lo artesanal (craft) en las bebidas con alcohol, es un término fluido, abierto al mal uso y abuso por parte de las marcas.

¿Quien pone las reglas para utilizar artesanal en su producto?

Nadie, en cierto modo, el concepto está siendo utilizado como eslogan para atraer a los consumidores a comprar.

El destilador artesanal, es por ejemplo, el que produce una ginebra o whisky siendo más pequeño que las marcas más grandes de la industria, es independiente y opera con los más altos estándares éticos, su producción es en pequeños lotes ... a mi esto me suena a música de cañerías.

Muchos pequeños destiladores y grandes marcas realizan exactamente los mismos pasos para producir sus destilados, lo que cambia es el volumen final. ¿Quien marca el limite de producción? para que se considere realmente artesanal.

El fondo de la cuestión es que tanto unos como otros utilizan este término para su marketing publicitario, ¿entonces engañan al consumidor? cuando el término correcto solo es calidad.

Imagínate por un momento, ¡nuestro vodka es artesanal y hecho a mano!, tu mente imagina un ruso con un gran bidón y una paleta de madera dando vueltas a los granos mientras hierven en alcohol, un polaco cerrando las botellas con los tapones a puñetazos, mientras un finlandés pega con cola la etiquetas ...

Ahora, vamos con el concepto Premium en las bebidas.

¡Es una ginebra premium!, el problema viene cuando la mayoría de las ginebras utilizan el término premium.

Un término, que indica la calidad suprema y solía ir aparejado a un alto precio, pero en los tiempos que corren muchas marcas de vodka o ginebras, por poner un ejemplo, se auto-denominan premium, el problema es que lo mismo lo utiliza una de 15 euros que una de 80 euros. ¿Entonces, nos toman por gilipollas?.

Muchas marcas de destilados ¡pero muchas!, envuelven su botella en la bandera de premium, cuando en realidad lo que hay dentro es un licor normal. Un diseño atractivo, un precio excesivo y lo hacen exclusivo ¿sinónimo de premium?.

En otro tipo de productos o servicios, este término es más comprensible, de un servicio básico te van sumando conceptos o prestaciones hasta llegar al Premium. Si nos vamos al término Super-Premium en los destilados ... ya me pierdo.


Hace poco estuve en una cata a ciegas de ginebra, los catadores profesionales tenían un total de 10 marcas de gin para evaluar, la mayor puntuación se la llevo una ginebra de 30 euros, la segunda fue una marca blanca de una cadena de supermercados que se hace en Reino Unido y que no llega a los 11 euros, la tercera una clásica de las de toda la vida que cuesta 15 euros. ¿Y qué? En todas ellas, ponía premium en la etiqueta.


¿Por qué hago esta entrada?, recibo muchas notas de prensa de las empresas de marketing que llevan las marcas de destilados, resulta que la mayoría denominan el producto como "artesanal y premium", ni todas pueden ser premium ni todas pueden ser artesanales ¡oh, sí!.


En Barman in Red / Entradas Relacionadas



Publicar un comentario