La emoción de lo inesperado 'Ginebra Bluwer'

ginebra bluwer
El aleteo de una mariposa en Bangkok puede provocar un tsunami entre los hielos de tu copa, no importa si lo disfrutas en el sofisticado super club de un rascacielos o en una terraza con la brisa del mar acariciando tu piel salada. Con esta broma suele recordar, nuestro experimentado y viajado protagonista la peripecia tailandesa que daría pie a completar la receta de Bluwer.

Desde lo alto del avión, el azul oceánico brillaba tan idílico como el rosa suave del horizonte. Los dos colores habrían de presentarse otra vez ante sus ojos cuando un agente de policía, de impecable traje azul pero inquietantes ojos rosáceos, le hizo apartar de la cola de pasaportes para someterlo a un interrogatorio.

En su explicación, el viajero omitió que su mujer lo esperaba en el hotel y que él había tenido que retrasar su llegada por inesperados retos laborales de última hora.

- ¿Y esto qué es? - le preguntó el aduanero, como si hubiera encontrado lo que buscaba.
- Lavanda. Soy amante de los botánicos - respondió, acercando la caja a la nariz del inquisidor agente.

Este pareció comprender. Cambió de actitud y le devolvió una sonrisa y el pasaporte. En el recorrido en taxi hacia el hotel se distrajo contemplando por la ventanilla lo que parecía un juego entre un hombre y una mujer jóvenes. La pareja competía amorosamente en la recolección de unas florecillas azules. Un frenazo brusco le hizo mirar hacia delante, pero al volver sus ojos hacia la pareja había desaparecido. Una de esas flores, que el viento introdujo por la ventanilla, le confirmó que no había sido un espejismo.

Fotografió la flor con la app Flowers y apareció en pantalla su nombre: Clitoria Ternatea, en inglés comúnmente conocida como Butterfly Pea. Su piel se erizó al descubrir lo intenso de la vida de aquella flor, que en tan solo veinticuatro horas se desvanece. Leyó en la descripción que con ella se realizaban infusiones medicinales de virtudes antioxidantes que despejaban la mente y alegraban la vista al teñirlas con su alegre color.

Bluwer Gin
Al llegar al hotel, su mujer le tenía preparada una sorpresa: la flor azul. - ¿No es hermosa? - dijo, mostrándosela en la mano como si fuera un diamante. - Hay más cerca del río - . Hacia allí se dirigieron. Decenas de hombres y mujeres se afanaban en recoger el tesoro azul. Creyó ver allí, de nuevo, a la pareja de jóvenes.

Haciendo un descanso, prepararon una infusión con aquellas flores, de un intenso color azul. La anciana la roció con unas gotas de limón y, poco a poco, fue adquiriendo una tonalidad rosada que emulaba un amanecer esplendoroso dentro del vaso. - He aquí el poder transformador de la flor - sonrió. Intercambiaron semillas de lavanda del Alentejo portugués, tierra de origen de nuestro experto en botánicos, por otras tantas de Butterfly Pea y se despidieron con una reverencia de gratitud.

- No serán ellos - le dijo a su mujer- , pero se parecen tanto… Mientras se iban acercando a los recolectores descubrieron que engañaban en la distancia. No eran jóvenes sino ancianos de cuerpos fibrosos y ligeros.

- Hay una leyenda tailandesa - les explicó el anciano, deteniendo su labor - que asegura que Dios creó esta flor para concentrar en ella las energías positivas del universo y que atesora un gran poder de transformación interior.

De vuelta a casa, investigó para cotejar que las virtudes legendarias de las flores tenían un correlato científico. Y es aquí cuando entra en escena un viejo amigo, un master distiller con quien habitualmente colaboraba. Este empleaba un añejo sistema de destilación artesanal y andaba ideando una nueva receta. Buscaba algo diferente, experiencial, único, para destilar. Quería lograr una ginebra fresca y afrutada, que contaría con quince botánicos recolectados por el mundo.

Entre otros, el mejor enebro, el de Macedonia, raíz de angélica de Alemania, regaliz de España, semilla de cilantro, eucalipto fresco y corteza de tangerina del Alentejo o ginseng, traído de China, lo que le aportaba energía pura a su receta. Energía que te transforma. Pero le seguía faltando algo...

Ambos habían quedado con varios amigos en un moderno restaurante de Lisboa, y tras su cena, charlaron, como siempre, de sus viajes y de su pasión común, la ginebra y su elaboración. Mientras reían y bromeaban, nuestro viajero vio un halo azul surcando los rostros de sus amigos. Se trataba de un efecto de luces fluorescentes lanzado desde la cabina del DJ del restaurante.

Alguien habló de la teoría del caos, de cómo todo está conectado, y un pequeño movimiento en un extremo del mundo puede producir un cambio sustancial en sus antípodas. Rememoró la jovialidad de aquellos ancianos que parecían haber encontrado el secreto de la inmortalidad en su bella flor. Miró hacia su copa y comprendió lo que le faltaba a su amigo master distiller, con quien compartió su nuevo descubrimiento para su receta.

Esa misma semana, este elaboró dos destilados consecutivos. El segundo con la flor prodigiosa. Y nació, Bluwer. La ginebra artesanal y afrutada cuyo atractivo color azul se transforma en rosa de manera natural al contacto con el ácido cítrico, ya sea de una bebida tónica, o con cualquier bebida de lima-limón, como si se apropiara de la misma magia que torna la noche en día, señal de que su propia capacidad transformadora es poderosa, torrencial, ilimitada. Y, muy pronto, legendaria.

'Juan Aparicio Belmonte (Londres, 1971), escritor especializado en novela breve, ha publicado siete libros y cuenta con dos premios de narrativa. Ha escrito esta breve ficción para Bluwer Gin inspirándose en datos reales'.

gin bluwer
El mercado de la ginebra ha presentado un crecimiento incomparable respecto al resto de categorías, aumentando exponencialmente en los últimos años. Esta categoría se ha visto beneficiada especialmente con el final de la crisis, cuando los españoles empezamos a salir más a la calle, el consumo diurno se acentúa especialmente en el canal de hostelería y los consumidores optan en mayor medida por un gintonic de calidad por la tarde.

Además, la irrupción de las nuevas ginebras con componentes innovadores ha revolucionado por completo el mercado, creando una nueva referencia dentro de la categoría: las ginebras experienciales.

En este sentido, Bluwer Gin nace para liderar ese segmento, el producto ofrece al consumidor una experiencia única, una energía transformadora ideal para cualquier momento de consumo. No solo porque se trata de la primera ginebra de color azul del mercado español, sino porque aporta la particularidad de cambiar de color al rosa cuando se mezcla con tónica al elaborar su perfect serve o con lima limón para los más osados. Una efusión natural que no dejará indiferente a nadie.

Carlos Peralta, Director General de Importaciones y Exportaciones Varma, S.A., asegura que “este lanzamiento responde no solo a nuestra experiencia y capacidad de innovación, sino también a nuestro afán de dar respuesta a las demandas de los consumidores, cuyos gustos y hábitos son cada vez más sofisticados y orientados a la calidad del spirit. Ofrecemos un excelente producto, muy novedoso, con una personalidad de marca sorprendente, por lo que estamos convencidos de su éxito en el canal”.

Una nueva manera de tomar el gintonic de siempre

Bluwer Gin es una ginebra única compuesta por un total de 15 botánicos más uno especial: la flor mágica Butterfly Pea. Esta flor efímera nace y muere en el mismo día, por lo que el recolector dispone de tan solo 48 horas para recogerla sin perder sus propiedades: ese mágico cambio de color al contacto con el ácido cítrico del mixer.

En su elaboración mantiene un proceso artesanal y 100% natural, su color y sabor son totalmente naturales y fruto de la destilación de esta flor tan especial y otros 15 botánicos, convirtiéndose en una ginebra de grandísima calidad que además ofrece al consumidor una experiencia inesperada, sorprendente y auténtica. Mas información en http://www.bluwergin.com