Ir al contenido principal

¡Burro Bar! y es cierto con foto incluida

Burro Bar
Obligado por la necesidad de obtener ingresos económicos para la subsistencia familiar y ante la falta de un local fijo dónde trabajar el oficio de cantinero, desde el año 2001 echó mano de su ingenio y de lo que tenía en casa. "Con un poco de pena pero empujado por la necesidad, cargué al burro con botellas de bebidas espirituosas, vasos, refrescos, hielo y, desde luego, lo indispensable para preparar la tradicional "Tachuela", creada por mis antepasados, y salí a las calles del pueblo a ofrecer la mercancía", comenta en tono alegre.

El Burro-Bar comenzó a deambular por las pintorescas calles de Mineral del Chico y todos los amigos y vecinos de Jorge Olmos Bello se acercaban a curiosear. "Algunos comenzaron a solicitar bebidas preparadas y, con el paso del tiempo, terminó como una forma muy original de agarrar la farra", señaló.

Agregó que al principio los resultados económicos no fueron los esperados, pero nunca perdió la fe y la confianza en el Burro-Bar, "porque cada fin de semana fue muy solicitado por los turistas, a quienes causaba mucha curiosidad. A veces el consumo de bebidas era nulo, pero todo mundo se tomaba fotografías con el animal cargado", recordó Jorge Olmos Bello.

Y como caso singular afirma que hasta un fotógrafo le pidió posar con el Burro-Bar, imagen que después la adquirió en venta. "Esta acción me obligó a condicionar las fotos a un consumo de bebidas, ocasionando que algunos turistas las tomaran a escondidas para evitar el pago".

Jorge Olmos Bello, de 78 años, relata cientos de anécdotas, agrega que el primer animal que utilizó como burro-bar ambulante "permanentemente hacía sus necesidades fisiológicas y más cuando estaba atendiendo a los clientes; la limpieza de las calles se convirtió en un trabajo extra que no me dejaba ingresos, por lo que cambié de burro".

En la actualidad el Burro-Bar es contratado para eventos sociales del pueblo y en fiestas particulares, en forma irónica resalta que cuando el asno está "empalmado" hay mujeres que se inquietan y dejan escapar comentarios jocosos a sus esposos o compañeros, a lo que les responde: "Con tres tachuelas y voluntad..."

Finalmente, afirmó que en el Burro-Bar ofrece desde ron, tequila y brandy, hasta coñac, whisky y otras bebidas etílicas preparadas que solicitan los contratantes del servicio, "pero sin faltar nunca las tradicionales tachuelas", señaló Jorge Olmos Bello.

Comentarios