Ir al contenido principal

¿Sabes cómo catar una cerveza?

Las catas de todo tipo de bebidas aumentan considerablemente. Ya no sólo se realizan catas de vinos, sino que se ha puesto de moda las catas de cerveza, de todo tipo de destilados y hasta de aguas (¿se supone que el agua no sabe a nada?). Pero, ¿cómo catar cerveza? ¿Hay diferencia con la cata de vinos?. En tales cursos de cata, normalmente se inicia con una explicación general del origen de la cerveza, su historia y elaboración, que en este caso tiene su particularidad dependiendo del país de origen. Ello nos ayudará mucho mejor cuando pasemos a la fase práctica.

En esta segunda fase, se realiza una cata muy similar a la de un vino. Pues tendremos en cuenta primero el color, luego los aromas y finalmente el sabor que retenemos en nuestro paladar para reconocer qué tipo de cerveza estamos catando.Veamos los pasos a seguir para catar una cerveza.

El color
En la cata nos enseñarán los distintos vasos donde servir y catar las cervezas, ya que cada una es distinta y el color se diferencia también en función del recipiente. Las cervezas se situarán sobre un mantel preferiblemente de color blanco para apreciar los tonos amarillos, rosado o negros.

El aroma
Es la segunda fase. Donde notaremos todos los aromas diferentes a través del olfato. Según la cerveza, olerá a ahumados (si es más tostada) o bien a cítricos si es algo más clara, etc.

El sabor
Es importante que, a diferencia de los vinos, no escupamos aquello que probamos, ya que los sabores van variando a medida de retener el líquido en la boca. Podemos dar dos sorbos para apreciar los sabores, la malta y el lúpulo. De su cantidad dependerá que esté más dulce o más amarga y se noten aromas a especias, café, flores, frutas...

En una cata normalmente se probarán unas 5 cervezas por persona para apreciar mejor cada sabor, y deberán ser de diversos países para notar las diferencias mucho más claras y  fácilmente.

Comentarios