Ir al contenido principal

La cerveza que viene del fondo del mar

cerveza beer
Cerveza con espuma marina, la bodega Urduliztarra Etxeandia Garardauak se prepara para comercializar a partir del verano la primera cerveza del mercado producida 'en el fondo del mar'. La única cerveza artesanal de Bizkaia desafiará a las leyes de la física y los preceptos de una elaboración milenaria con un guiño al destino...

Etxeandia Garardauak se moja en el papel del Ave Fénix dispuesto a hundirse para resurgir. Esta pequeña bodega de autor está a punto de revolucionar la espumeante bebida con la comercialización a partir del verano de la primera cerveza submarina del mundo.

El urduliztarra Jon Etxeandia ha escogido las aguas de la bahía de Plentzia como base de operaciones de su apuesta contracultural. La cerveza ha superado la fase de experimentación en el laboratorio submarino que gestiona la empresa vizcaína Bajoelagua Factory. La pinta complementa la oferta de esta planta acuática especializada en su primer año de vida en la elaboración de vino.

Al igual que sus parientes lejanos, la bebida ha experimentado una evolución inalcanzable por métodos terrestres. Medio año después de su inmersión, este maestro cervecero saboreaba registros desconocidos. "Está más amarga y tiene un toque picante. No había probado antes una igual", detectaba.

La cata realizada a finales de febrero sepultó las dudas propias de un elaborador consagrado a la cerveza tradicional. "Yo era escéptico, pero el sabor obtenido no sabría producirlo de una manera convencional", señala. Este maestro cervecero deja a los consumidores el veredicto final porque los sabores de las cervezas submarinas se diferencian claramente de sus hermanas terrestres. "Para gustos están los sabores, las dos están ricas", apunta.

Lo cierto es que este pequeño productor ha tomado la bahía como trampolín de una expansión en ciernes. "Hasta hoy éramos una cerveza artesanal más, pero ahora nos diferenciamos del resto", destaca orgulloso. Jon prepara su propia revolución con una apuesta ambiciosa para convertir su pequeña bodega local en una empresa exportadora. El negocio, que dispone de un único trabajador a tiempo completo, se propone superar fronteras con el comercio electrónico. Etxeandia Garardauak lanza un órdago al mercado de gama alta de las cervezas artesanales de Centroeuropa, el referente mundial. Para ello, no le tiembla el pulso y estudia un precio de venta de 45 euros, superior a muchas de etiqueta suprema. "La tarifa está más que justificada porque los costes son altos", apunta.

La cerveza se presenta dentro de en un ánfora. La cerveza pasará en menos de un año a comercializarse en bares del Bilbao Metropolitano a codearse con marcas gourmet. En este sentido, la red de redes sustituirá a las ferias agrícolas como escaparate del producto. Para extender la magia, Jon se inspira en el magnetismo marino envolviendo la bebida en un ánfora de un litro con reminiscencias de la Roma clásica.

En cualquier caso, la pequeña bodega urduliztarra ofrece un experimento único en el asentado universo de la cerveza. Al contrario que el vino, que ya había dejado algunas muestras submarinas en naufragios, su evolución suponía una incógnita total. "La única experiencia fortuita ha sido un reciente siniestro náutico en Finlandia que se está investigando", señala Jon.

Este maestro cervecero, vinculado desde la infancia a la elaboración de bebidas alcohólicas por la tradición txakolinera de su familia, desconoce todavía las causas de la evolución. Hasta ahora, su modelo era la combinación de los preceptos clásicos junto a las facilidades modernas. Por ello, aplicaba los métodos de hace 200 años en una fabricación de hoy que permite la regulación de la temperatura. La misteriosa naturaleza del mar han acabado por modificar las características del producto. Sus hipótesis iniciales apuntan a la quietud marina: "Hay menos luz y ruido y se produce un pequeño balanceo". También ha ayudado que el reposo final, que confirma el toque de autor, ha aumentado de los 20 días de las botellas terrestres al medio año de las acuáticas.

Comentarios