Ir al contenido principal

Cocteleria Cubana IV: el ron cubano la carta de triunfo para sus cócteles

cocteleria cubana
El ron cubano es una carta de triunfo, lo confirman su aceptación y su prestigio. Con él se preparan deliciosos cocteles que estimulan la cordialidad humana, como diría el experto Fernando G. Campoamor ...

La base de la coctelería cubana tiene como elemento esencial e indispensable el ron en sus distintas modalidades: blanco, oro o añejo, dependiendo de los años. El Daiquirí era el coctel preferido de Hemingway, se bebía unos 12 vasos en el día y se llevaba otro que denominaba el "del estribo" para el camino.

¿Y el Mojito? Asegura don Fernando G. Campoamor que el corsario británico Francis Drake es el creador de un coctel que hasta bien entrado el siglo XIX fue muy demandado en las latitudes antillanas. Se elaboraba con aguardiente y se llamaba Drake. Tenía, se dice, propiedades curativas. Al menos en su novela El cólera en La Habana (1838) Ramón de Palma hace decir a uno de sus personajes: «Yo me tomo todos los días a las once un draquecito y me va perfectamente». Es el antecedente del Mojito.

Desde 1910 comienza a hablarse del Mojito batido, pero habría que esperar a la década de los 30 para que apareciera el Mojito actual. Surge en el bar del balneario de La Concha, pasa a otros bares habaneros, se populariza, y llega a la Bodeguita del Medio, donde adquiere carta de ciudadanía internacional. No tiene la prestancia del Daiquirí ni el empaque del Presidente ni el barroquismo del Mary Pickford ni la altanería del Mulata, pero es uno de los diez clásicos de la coctelería cubana junto al Saoco, el Isla de Pinos, el Santiago, el Havana Special y el Cuba Libre.
mojitos
Campoamor nos describe la receta del mojito de la siguiente manera:
”Digamos que usted echa media cucharadita de azúcar en un vaso, un cuarto de onza de jugo de limón y lo diluye bien con un poquito de agua de soda. Entonces añade hojas de hierbabuena y machaca el tallo sin dañar la planta hasta que suelte el jugo. Agrega cubos de hielo y una y media onza de ron blanco; después rellena el vaso con agua de soda y revuelve, adornando con otra hierbabuena. Ahí estará el típico Mojito, con el sabor y el calor de lo cubano”.

Todavía a comienzos del siglo XX en Cuba, donde no se conocía o no era popular la palabra «coctel», se hablaba de compuestos, meneados o achampanados para aludir a las mezclas de bebidas. La ginebra compuesta, que deleitara a nuestros bisabuelos, era la liga de esa bebida con azúcar, limón y angostura, enfriada con hielo, mientras que el achampanado no era más que ron, coñac o vermut mezclado con agua de seltz y azúcar. El Tren, otro de los tragos preferidos de antaño, se elaboraba con ginebra y agua de cebada.

Otro coctel tipico cubano es el El Presidente —¡asombro!— fue idea del mayor general Mario García Menocal. El entonces primer mandatario llegó una tarde al Floridita y pidió a Constante que en un vaso de mezcla pusiera hielo, gotas de curasao, vermut blanco italiano y ron carta oro. Dijo que lo revolviera y se lo sirviera en una copa alta, de bacará, adornada con una guinda y un pedacito de cáscara de naranja. Constante comentó entonces: «General, aquí tiene su Presidente».
cocteles ron
Coctel Presidente

En la coctelera:
1/2 onza de vermouth rojo
1 1/2 onza de ron blanco
gotas de granadina
Trozos de hielo.
Retorcer sobre la copa una cáscara de naranja para que suelte el aceite.
Adornar con la cáscara y una cereza.

Si te gusta la Cocteleria  Cubana, no dejes de leer:
Cocteleria Cubana I: sus Iconos Mundiales.
Cocteleria Cubana II: 100 Recetas con Ron
Cocteleria Cubana III: Recetas de la Alegría

Comentarios