Ir al contenido principal

La Nostalgia del Murciélago: el edificio Bacardí en la Habana

edificio Bacardí en la Habana
Edificio Bacardí en la Habana. Estilo Art Decó
Cuando consumimos un ron de la conocida y prestigiosa marca Bacardí, no solo estamos consumiendo un ron de una calidad considerablemente buena (los hay mejores…, pero pocos encierran una historia como la que este ron atesora), en cada sorbo que tomamos de ese ron estamos dando un trago a una historia que vincula a España con Cuba y que, fue icono de arte, modernidad, lujo… en la isla y, en parte protagonista de la revolución cubana...

Su fundador, un catalán emigrado con su familia a Cuba en 1830, Facundo Bacardí, siguió los pasos se su padre en el negocio de los vinos pero su inquietud le llevó a experimentar con un nuevo método de destilar el ron que lo hacía más suave, convirtiéndose en un producto completamente novedoso en el mercado en ese momento.

Esto llevó a la compañía Bacardí a convertirse en una de las más importantes marcas de licores del mundo hasta la actualidad.
Familia y directivos de Bacardí en ante el edificio de la Habana (1933)
Pero la familia y la compañía Bacardí supusieron para Cuba algo más que un productor de licores fue uno de los principales pilares de la cultura cubana, impulsando un mecenazgo artístico de promoción del arte cubano y llevando la modernidad europea hasta la isla; también supuso un apoyo fundamental para la independencia cubana de España y un apoyo en principio de la revolución cubana aunque posteriormente supuso un azote para el castrismo el cual expropió la empresas de Bacardí en la isla viéndose obligados a emigrar a otros países y asentarse en EE.UU.

Como nota curiosa, la compañía Bacardí fue la Proovedora oficial de licores de la Casa Real con Alfonso XIII, ya que sus licores ayudaron a mejorar de una enfermedad que el monarca padeció de pequeño.
Bacardi
Familia y directivos de la Compañía Bacardí en las oficinas de la Habana
Pero el objeto de este post no es narrar la apasionante historia de esta Compañía, para ello recomiendo un fantástico libro de Tom Gjelten: Bacardí y la larga lucha por Cuba. El objetivo de este post es mostrar el fabuloso edificio que la Compañía Bacardí estableció en la ciudad de la Habana como sede en Cuba.
ron Bacardí
Coronado por la figura mítica de su logotipo, el murciélago (elegido por la colonia de murciélagos que habitaba en las vigas de su primera fábrica y como símbolo de fraternidad), se alza este singular edificio en la esquina de las calles  Avenida de Bélgica No. 261 (antes denominada de Montserrate) y San Juan de Dios, en la zona antigua de la ciudad de la Habana.

En 1920, el por entonces presidente de la compañía, Emilio Bacardí encargó la construcción de un edificio para que fuera la sede de sus oficinas en Cuba, tenía que ser un edificio grandioso, que reflejase el poder de la compañía y su vínculo con la modernidad cultural. Por ello se eligió a los prestigiosos arquitectos  Rafael Fernández Ruenes, Esteban Rodríguez Castell y José Menéndez (este último también ingeniero) que concibieron el edificio como el de mayor altura de la ciudad y el primer edificio construido en estilo Art Decó en Cuba, estilo arquitectónico de moda en la Europa de principios del siglo XX.

En solo diez años, el edificio estuvo finalizado en diciembre de 1930, se alzó un edificio de doce plantas, con tres cuerpos de fachada donde el central destaca en altura y sobre el que se asienta una torre con cubierta a cuatro aguas rematada por la escultura del murciélago, símbolo de la marca de ron, el cual está sustentado por un poliedro de vidrio con armadura de metal que se ilumina por dentro en la noche.
Los materiales empleados para la estructura del edificio fueron acero y hormigón mientras sus fachadas se levantaron con granito natural, terracota y ladrillos prensados.
ron
Fachada del edificio
El salón de entrada se decoró con mármol “rojo vino” como ejemplo de las mieles roneras, planta en la que se cuidó más la decoración, al ser la de recepción mientras que para las plantas superiores se empleó la loseta de gres cerámico de color amarillo brillante representando a los rones blanco – dorados que se comercializaban por aquella época y que dieron la fama mundial al ron Bacardí.

La planta alta y la torre muestran una cuidadosa decoración de tejas policromadas alternando franjas azules con paneles decorados.
Habana
Salón del edificio Bacardí (Habana)
Un pequeño portal daba acceso al vestíbulo, a su derecha se encontraba el salón de exposiciones, decorado con pilastras con capiteles dorados, vigas de sección escalonada y lámparas típicamente de estilo europeo. En este salón asoman los vanos del entresuelo donde se ubicaba el bar para invitados, enchapado en madera y con estilizadas palmeras en la puerta de los aseos.

Pero este edificio, tras el triunfo de la Revolución cubana y la aplicación de las leyes de nacionalización de las empresas, la empresa Bacardí se ve forzada a abandonar el edificio y dejar la isla buscando una nueva ubicación para su sede central quedando este edificio bajo la gestión del gobierno como símbolo del triunfo de la revolución.
Habana y Bacardi
Edificio Bacardí
A finales de los años 90 del siglo XX, la Oficina del Historiador de la Habana (encargada de los proyectos de restauración en la ciudad), desarrolló un plan para la recuperación del edificio Bacardí que se pudo llevar a cabo con ayuda internacional, principalmente de alguna firma italiana que invirtió en su recuperación.

Pasear por la Habana y detenerse ante este edificio es mucho más que detenerse ante uno de los antiguos edificios de la compañía de ron Bacardí, es detenerse ante la historia de la isla de Cuba.

"En este enlace que os dejamos de YouTube teneis un vídeo con fotos del edificio".

VÍA: el original de este post es del blog ´Los Lugares Tienen Memoria`.

ENTRADAS RELACIONADAS:
- 150 aniversario de ron Bacardi
- Ron Bacardi hace publico su archivo de 150 años
- Cocteleria Cubana
- 112 años del cóctel Cuba Libre

Comentarios