Ir al contenido principal

Hablemos de whisky

whisky
Las leyendas que se han ido generando alrededor de esta bebida ´whisky` son muchas. John Scott, uno de los embajadores de Glendiffich en el mundo, lleva años no solo promoviendo la marca sino rompiendo mitos ...

Decidir cuál es el mejor es cosa de expertos. El mejor whisky es el que le gusta a uno. Esta máxima también la predican los enólogos y los sommeliers acerca de casi cualquier bebida. Aunque es bueno dejarse guiar si uno está aprendiendo.

La forma correcta de tomarlo es la de los escoceses. Muchas veces se toma whisky para refrescarse; en Escocia, para calentarse. Scott sugiere ver la forma de tomarlo como una elección personal, similar a cuando se escoge el término de cocción en que a uno le gusta la carne.

Más viejo, más fino. La edad del whisky de 15 a 18 años, por ejemplo, no garantiza su calidad. “Lo que sí garantiza la edad son más expresiones gustativas, más cuerpo en boca”, dice Scott.

El whisky barato es para los cocteles. Whisky mezclado con cualquier cosa que no sea agua es un coctel, afirma el experto: “Mi amigo, el embajador de un vodka, dice que un coctel es tan bueno como su ingrediente más barato. No importa lo que le pongan; si se trata de hacer un buen coctel, hay que usar lo mejor de cada cosa.

Tardan años en hacer un whisky, para que uno lo dañe al mezclarlo con agua’. El destilado sale del alambique a un promedio de 65 grados de alcohol, de ahí pasa al barril y con el paso de los años perderá fuerza hasta quedar en un rango entre 57 y 52 grados de alcohol. Para embotellarlo y venderlo hay que bajarlo a 40 grados y eso se logra hidratándolo. Una vez se va a servir, uno elige si echarle agua o hielo o tomárselo puro. Si se decide por el agua, es mejor echarle unas gotitas (no más de una cucharadita), lo que reduce el grado alcohólico y permite que los aromas escondidos se presenten. Agua en exceso le cambiaría el sabor.

El hielo saca sabores escondidos, todo lo contrario. El hielo amortigua el paladar y no permite saborear el whisky realmente, lo que sí se consigue con el agua.

Son mejores los más famosos, los ‘blends’. El 90 por ciento del consumo del mundo se inclina hacia las mezclas de malta y de grano, pero en Escocia la proporción es inversa, el 90 por ciento del consumo es de una sola malta. Así que no se puede decir cuáles son mejores.

Los aromas y sabores a canela o especias se deben a que estas se echan al barril. Es otro error creer que en la destilería se introducen ingredientes en el barril. La regla es que nunca se le debe agregar nada.

Es un trago masculino. “En mi opinión, es más femenino, porque sus aromas siempre llenan un ambiente de apreciaciones muy cálidas, dulces, frescas y suele tener un terminado largo que perdura en boca como el recuerdo de una mujer. Lo importante es que, por ser tan noble, puede degustarlo cualquier persona”, concluye Scott.

En Barman in Red
* 10 momentos más importantes en la historia del cocktail
* Tendencias en el mundo de la coctelería

Comentarios