DESHIDRATAR FRUTAS PARA DECORAR COCKTAILS

deshidratar frutas para decorar
Una técnica muy sencilla que nos dará mucho juego para decorar nuestros cócteles, deshidratar las frutas tiene muchas ventajas, además de aportar el toque decorativo "no se estropean con el paso del tiempo y la fruta tiene una larga duración".

El concepto es muy sencillo, deshidratar simplemente es despejarlos de su agua, se hace por el calor suave y prolongado, de esa manera pasamos el agua del estado líquido al gaseoso.

Se puede hacer al aire libre, se tarda unos días y es ponerlas al sol, le vamos dando la vuelta y se van secando, tendríamos que poner una tela para preservarlos de los bichos, aunque yo soy partidario del método del horno.

¿Qué frutas podemos deshidratar? Todas, dependerá de tu gusto y ganas de probar. Pero hay unas básicas para los cocktails como las naranjas, limones y limas, que nos darán mucho juego a la hora de decorar.

En la foto puedes descubrir los cítricos además de pera, melocotón, manzana y kiwi, como podras observar son fáciles de distinguir. En el vídeo que tienes al final de la entrada veras como deshidrato cítricos pero el procedimiento es igual para cualquier fruta.

Cada fruta tiene un tiempo de deshidratado, dependiendo de la clase y el grosor que le demos al cortarla, yo recomiendo cortarlas muy finas, no son para comer son para decorar y no deben parecer un pegote en nuestro vaso.

Os recomiendo darle ese toque quemado en los cítricos que las hacen muy atractivas, vosotros las controláis en el horno y les tenéis que dar el punto que os guste. Como vamos a enchufar el horno y hacer gasto de energía, intentar poner todas las bandejas que tengáis para aprovechar ya que una vez deshidratadas no se estropean.

Se usan muchas frutas deshidratadas en repostería donde le quitan la piel o cáscara a muchas de ellas, es lógico ya que se van a comer, "nosotros las vamos a usar exclusivamente para decorar, por lo tanto nos quedarán mejor y con más base con piel alrededor".

Cómo deshidratar frutas para cocktails

Paso 1: lavarlas muy bien con agua y secar con papel de cocina o trapo.
Paso 2: cortarlas en finas rodajas.
Paso 3: la bandeja o bandejas del horno la cubrimos con papel vegetal de cocina.
Paso 4: colocamos las rodajas con un mínimo de separación para aprovechar el máximo espacio.
Paso 5: las colocamos en el horno y ponemos calor arriba y abajo a unos 85º - 90º. En este paso la duración dependerá de cada horno y el gusto de cada uno, pero hay que saber cuando están deshidratadas, eso es fundamental para su conservación, más abajo tenéis el paso de cuando están en su punto.
Paso 6: tenemos que ir dándole la vuelta a la fruta, si lo creéis necesario podéis cambiarle el papel vegetal, aunque la mayoría de las veces no es necesario.
Paso 7: estarán en su punto cuando estén secas y crujientes, algo doraditas, las tocáis con los dedos y no notáis humedad, no se quedan pegadas entre ellas.
Paso 8: la conservación es muy sencilla, en tarro con tapa y bien cerrado, nos duran varios meses sin problema.

Mi vídeo en YouTube: "deshidratar frutas"

Publicar un comentario